miércoles, 13 de agosto de 2008

Modestia aparte, lógicamente.

¿Quién soy yo? Nadie. Nadie es perfecto. Luego entonces...

:-)